BARCELONA — Neymar llegó, se despidió y se marchó. Todo ello en los escasos 32 minutos, entre las 9:03 y las 9:35, que permaneció en la Ciudad Deportiva del FC Barcelona quemando otro capítulo de una novela que, se entiende, se acerca a su final. Abandonó la Ciudad Deportiva y su siguiente destino fue las oficinas del club, en el Camp Nou, donde se reunió con representantes del club, en compañía de su padre y de André Cury, para escenificar, personal y directamente, su marcha al PSG.

Las horas de Ney como futbolista del Barça están contadas. Por más que el presidente de la Liga Javier Tebas aparezca proclamando que no aceptaría el pago del PSG y por más que tanto desde el club azulgrana como desde el francés se mantenga un absoluto silencio, los movimientos de esta matinal enloquecedora demuestran que su trasvase es cuestión de días… O de horas.

ESPN adelantó en su momento que la intención inicial del PSG era hacer oficial este miércoles el fichaje del jugador brasileño y aunque la reacción del Barça, el lunes, decidiendo no hacer efectiva esa prima de renovación y depositándola en una notaria, pudo variar los plazos, para nada aparcaría los planes.

El FC Barcelona ya arrojó la toalla y comenzó a dar por oficial la salida de Neymar. Su departamento de prensa emitió un comunicado en el que dio a conocer que el crack “ha comunicado al vestuario su marcha del club. Se ha despedido de sus compañeros mientras el entrenador le ha dado permiso para no entrenar y resolver su futuro”, solventando que simplemente faltan por concretar los detalles, que no son poca cosa, del acuerdo para su fichaje por el PSG.

En todo este culebrón, el de este miércoles fue el primer momento en que el Barça apareció en el escenario. Lo hizo después de que un ejército de periodistas pudieran ver como llegaba y se marchaba primero de la Ciudad Deportiva y después de las oficinas del Camp Nou. Sin hacer ni una declaración. Tampoco nadie del club, hasta el momento, se refirió al caso.

Neymar quema sus últimas horas como futbolista del Barcelona y en París ya es esperado para ser presentado por todo lo alto como la nueva estrella del PSG.